Mixtape.

Programas de concierto

Las Monjas Músicas

El Concierto Secreto

con Laia Blasco López, Soprano

Anónimo (s.XVII), Recercar Luzzasco Luzzaschi (1545-1607), Aura soave Giovanni Maria Trabacci (1575-1647), Ancidetemi Pur Carlo G. MS (s.XVII), Tota Pulchra es Claudio Monteverdi (1567-1643), Quel sguardo sdegnosetto Gracia Baptista (fl.1557?), Conditor Alme Giulio Caccini (1551- 1618/ Carlo G. MS), Benchè sovra le stelle Giovanni Stefani (fl. 1618- 1626), Alma mia Anónimo (s.XVII), Toccata (Ms. Chigi, Q IV) Chiara Margarita Cozzolani (1602-1678), O Jesu meus amor Giovanni Stefani (fl. 1618-1626), Ay que contento Giulio Caccini (1551-1618), Non ha’l ciel cotanti lumi Francesca Caccini (1587- 1641), Ch’amor sia nudo

Este programa pretende hacer un homenaje a las Monjas Músicas del siglo XVII de Italia y España. Ambas naciones, además de estar conectadas culturalmente por el Reino de Nápoles donde se hablaba español, eran países donde la producción musical sacra estuvo muy presente en los grandes centros religiosos de la época. En Italia encontramos innumerables compositoras dedicadas a la creación de piezas religiosas y enEspaña tenemos evidencia de la importancia de las “maestras de capilla” en innumerables conventos. Muchas de estas mujeres profesaron la clausura para poder desarrollar una carrera musical. Estas ejercieron su oficio a finales del siglo XV y su música llegó a manos de famosos editores de música , por lo que pudieron pasar a la posteridad en compendios que incluían piezas de compositores de la talla de Antonio de Cabezón. La mayoría hizo carrera musical al servicio de una capilla religiosa por su talento como cantante, arpista, compositora, organista, o bajonista, dones por los cuales recibían un pequeño sueldo y una forma de emancipación poco imaginable si pensamos en la condición femenina de aquella época. Las mujeres con gran talento musical eran recibidas en los conventos con los brazos abiertos y fueron las únicas exentas de dote, algo sorprendente y fuera de lo común en aquella época. Estas mujeres se llamaron Hildegard von Bingen, Gracia Baptista, Chiara Margarita Cozzolani, o Francesca Caccini. Otras tuvieron también nombre y gran talento pero en sus composiciones aparecieron como anónimas en los raros compendios de música que se editaban en España en el siglo XVII, ya que por ser mujeres y monjas cayeron en el olvido. Con este concierto, queremos recrear para nuestro público lo que pudo ser un instante de libertad y música de las Monjas Músicas en la intimidad de sus conventos.